Cuando la locura nos hace cantar...




Basada en el cuento de Nicolas Gogol, “Diario de un loco” y siguiendo las pistas del maestro argentino Daniel Bohr, esta obra de teatro puesta en escena por el grupo de teatro “Sarao” de Ecuador, reconstruye desde la locura una gran reflexión sobre la condición humana. Si bien este personaje propio de la imaginación de un genio como Gogol tiene como escenario la burocratización de la existencia, la obra crece en las gamas que muestra las magnificas interpretaciones de Luis Mueckay, director y personaje principal de la historia, así como Michael Mena, la enfermera Marva. haciendo de sus personajes seres fascinantes.

Ausencio Gonzáles, es un burócrata que trabajaba en el ministerio de anexos y varios, que atrapado entre la locura el y romanticismo (vive enamorada de la hija del ministro, Sofía, de la que recibe noticias gracias a la correspondencia que existe entre la perrita de la joven) establece distintos tipos de conexiones con la realidad y el lirismo de su enajenada sensibilidad que lo hacen bailar zarzuela en sueños, establecer una consulta congresal para impedir el matrimonio de su amada con un congresista, como también coronarse rey de España, disfrutando de la soledad en las calles imaginarias o percibir en una gotera la belleza de una lluvia infinita.

A diferencia del cuento de Gogol del que se basa, el montaje nos revela momentos de ternura y critica social que hacen ver en la locura una verdadera pasión por las causas injustificadas y comunes del ser humano. Todo el desarraigo que lo hacen atenazarse en la locura, como el también doblemente enajenado amor de la enfermera Marva, coja y despiadada a veces por el amor correspondido y no del enajenado paciente.

La sumatoria de todas esta características, así como la escenografía mínima pero funcional donde la habitación del hospicio mental y la luna juegan un papel importante en el inicio y final de la obra como hilo conductor del personaje en sus lunáticos viajes de escape por la realidad, hacen de esta obra una verdadera joya teatral. Presentada por más de 15 años en Ecuador ya que el grupo teatral fundado en 1988 ha paseado la obra por otras latitudes con mucho éxito.


Si bien la locura es un tema artístico indesligable del hombre, la obra del grupo Sarao nos muestra una particular sensibilidad frente a esta con gran sentido de humor y gran ternura.

2 Comments:

  1. Julio César said...
    Gracias por tu visita. Disculpa que te responda despues de tanto tiempo pero olvide incluir el correro pertinente para la otificaciòn respectiva. La entrevista me parecio muy apropiada y entetenida. Al maestro Higa deberìa hacersele un homenaje como corresponde. Un abrazo.

    Julio Cèsar
    Julio Zavala Vega said...
    Gracias por las felicitaciones, comentarios como los tuyos animan a continuar en este oficio.

    Un abrazo...

Post a Comment